agosto 20, 2006

¿Quién era el Hermano Andrés?

“Un hombre como nosotros”
Alfred Béssete nació en Mont-Saint Grégoire. Canadá, el año 1845. Su padre era armador de carretas, su madre se dedicaba al hogar y a educar, hasta donde le fuera posible, los diez hijos que Dios le confió. Alfred tenía 9 años cuando fallece su padre por un accidente de trabajo. Tres años màs tarde su madre muere. Empezó su duro aprendizaje: trato de ser zapatero, panedero, labrador, herrero y a los veintiún años se fue a los Estados Unidos donde trabajó en ranchos y molinos. Tres años mas tarde prefiere regresar a Canadá.
En 1.870 logró ingresar a la Congregación de la Santa Cruz, recibiendo el nombre de Hermano Andrés. Fue destinado a portero del colegio de Nuestra Señora, donde hubo de permanecer por cuarenta años, además de haber desempeñado otras humildes faenas como las de barbero y encargado de la limpieza de los edificios y patios.

“El hermano acogedor” “El servidor”
Paralelamente a sus responsabilidades, el Hermano Andrés también se daba tiempo para recibir enfermos y orar con ellos. Los frotaba con un poco de aceite que ardía ante la estatua de San José en la Capilla del colegio. Cuando la salud de algunas personas mejoró, empezó a correr la voz de los poderes curativos del Hermano Andrés.
“Yo no soy nada; solo un instrumento entre las manos de la Providencia y San José. ¡ Yo no hago milagros! Es Dios junto a San José que escuchan mis oraciones por ustedes.

“El hombre con un gran corazón”
Durante 25 años, de 6 a 8 horas diarias recibía personas en su pequeña oficina o en la estación de trenes en frente del colegio. Los peregrinos eran miles, todos con la esperanza de ser recibidos por el Hermano Andrés. En las noches visitaba a los enfermos en sus casas o iba a los hospitales. El encuentro diario con tanto dolor humano lo afectó profundamente. Con sabiduría decía “Si el alma esta enferma, hay que empezar por sanar el alma”. “ Las personas que sufren es por que tienen algo que ofrecerle a Dios”

“Su Obra”
El colegio estaba frente a una colina: Mont-Royal. Ahí, se sentía más cerca de Dios. A él, le parecía la montaña un inmenso reclinatorio propicio para arrodillarse y orar. Como su devoción por San José era infinita, deseaba honrarle con un gran templo ahí construido. En 1904 edificó un pequeño oratorio en “su” montaña. Rápidamente se hizo pequeña para recibir a todos los peregrinos que llegaban. Se agrandó en 1908 y luego en 1910. En 1917 se decidió construir una cripta capaz de recibir a miles de personas. Toda su vida la dedicó a esta gran obra que hoy es considerada como el Santuario de San José mas grande del mundo.

“Un hombre de Dios”
A pesar de que la gente lo consideraba como el sanador de tantos enfermos, él lo negaba firmemente. Les sugería rezar una novena a San José y frotarse con un poco de aceite o una medalla. El sabía hablar del amor de Dios que hacía brotar las esperanzas en el corazón de quienes lo encontraban.

“El camino hacia el cielo.”
El cielo es vivir en la casa de Dios “Ustedes saben que es permitido desear la muerte con el único deseo de ir hacia Dios”, “Cuando yo muera iré al cielo y estaré más cerca de Dios y tendré más poder para ayudarles.”
El pasó su vida hablando a todos de Dios y a Dios de todos. Este testimonio nos muestra como su vida fue impregnada de amor, fe, trabajo y oración..
Murió a los 92 años, el 6 de enero de 1937. Más de un millón de personas asistieron a sus funerales, su cuerpo descansa hoy en una tumba sencilla al interior del Oratorio de San José.

agosto 07, 2006

PILAR DE APOSTOLADO

Cuando los tiempos no son tan buenos, podemos acompañarte con cariño y apoyo para enfrentar esos momentos difíciles.

En la vida existen buenos y no tan buenos momentos y tenemos que vivirlos; cuando lo que queremos, cuando lo que nos ocurre, no es lo que deseamos o no es lo que esperamos, es cuando más necesitamos de compañía y apoyo. Para esos tiempos no tan buenos, el Señor ha puesto en tu camino mucha ayuda y sobre todo te ha regalado una gran comunidad, diversa y sobre todo solidaria, a la que puedes recurrir. El Pilar de Apostolado, cuenta con equipos que trabajan arduamente, muy callados, para ir en tu ayuda, cada vez que lo requieras


Servicios del Pilar Apostolado:

La Pastoral de Enfermos, con el Padre Carlos Delaney a la cabeza, está en permanente contacto y oración con aquellos cuya salud se ha resentido y también, con sus familias, para acompañarlos en esos momentos, con presencia y oración.

La Pastoral de Fe en Acción, más conocido como Mamás Solidarias, se encuentra a toda máquina preparando la próxima Feria de las Pulgas, de cuyo resultado depende el financiamiento de los proyectos de Fe en Acción, en los cuales participan nuestros hijos, beneficiando directamente a los más necesitados, en la búsqueda de esa enseñanza que sólo se aprende con el alma.

La Pastoral de Separados, acoge, convoca y reúne, a aquellos padres y madres que llegan en busca de apoyo y de instancias para compartir crecer y sobrellevar su dolor, apoyándose en otras vivencias y en la fe.

La Pastoral de Apoyo al Desempleado, es una experiencia marcadora y beneficiosa para quienes se encuentran temporalmente desempleados pero, sobre todo, es una instancia de compartir y vivir ese momento difícil con ayuda y en comunidad.

En cada uno de estos servicios es Jesús quien nos convoca; es Jesús quien nos ilumina con la presencia de su Espíritu Santo; es Jesús quien está presente con nosotros; es Jesús quien nos lleva en sus brazos en esos momentos de cansancio.

Te esperamos, contáctanos: virginiaostria@yahoo.esgborquezp@yahoo.com.ar

COMUNIDAD DEL HERMANO ANDRES


Queridos amigos:

La pastoral de enfermos o comunidad del Hermano Andrés lleva varios años realizando un trabajo silencioso de la mano del Padre Carlos Delaney . Este grupo se preocupa de acompañar y visitar a las personas enfermas y afligidas de nuestra comunidad, manteniendo oración permanente por cada uno de ellas, a través de la intercesión del Hermano Andrés, fiel apóstol de San José.

El Hermano Andrés, fue un hombre muy humilde y de mucha FE miembro de nuestra congregación de Santa Cruz, que recibió un gran don de nuestro Señor: EL DON DE SANAR; él IMPONÍA LAS MANOS a sus enfermos, les aplicaba él OLEO, y le pedía a SAN JOSÉ que intercediera ante nuestro Señor por LA SANACIÓN DE ESTAS PERSONAS......EL HERMANO ANDRÉS siempre confió en San José y en el Señor.

Convencidos de que la Oración es la herramienta más poderosa para aliviar cualquier pena, dolor o aflicción es que esta comunidad reza todos los miércoles a las 22:00 hrs. desde sus casas pidiendo al señor por medio de la intersección del Beato Hermano Andrés que ayude y asista con su amor a todos los afligidos que la Pastoral de Enfermos tiene a su amoroso cuidado.


INFORMACION IMPORTANTE

Si deseas integrarte a esta sencilla, pero fructifica tarea te invitamos a participar como Auxiliar de Oración. Puedes inscribirte llamando a Marta Expósito a la Pastoral del colegio teléfono 3556100 anexo 204 o escribirnos a los siguientes correos anitamanaut@yahoo.com, isabelhumud@hotmail.com, patyrios@vtr.net. También pueden contactarse a estas direcciones para que la Pastoral de Enfermos acoja al ser querido que ustedes estimen que necesita este apoyo de amor, fe y fuerza que entrega el cariño, la acogida y la oración de esta Comunidad.

Oración para obtener la canonización del Beato Hermano Andrés c.s.c.
Señor Jesús que quisiste propagar la devoción
a tu padre adoptivo, San José, por medio del
Hermano Andrés, concede que tu Iglesia pueda
glorificar lo antes posible a este fiel amigo de
los pobres, los enfermos y los afligidos.
San José del Monte Real, ruega por nosotros.

Oración para obtener un favor.
OH Dios, tu eres admirable en tus santos, te
pedimos nos concedas por intercesión del
Hermano Andrés, apóstol de San José, este
favor que imploramos………de manera que tu
servidor sea glorificado en la Iglesia, y nosotros
podamos imitar sus virtudes. Por Jesucristo,
Nuestro Señor. Amen.
Padre Nuestro, Ave María, Gloria.